Restaurante Santa Gula Barcelona

Restaurante Santa Gula BarcelonaBerenjenas, calabacín, “rovellons”… ingredientes de temporada y cocina de mercado es la propuesta de Santa Gula, ubicado en el barrio de gracia a pocos metros de la diagonal. Uno de los detalles que más llama la atención es que la carta varía un 70% de semana en semana, según mercado y temporada.

La carta, a pesar de cambiar con asiduidad, es muy completa. A nosotros nos llamó la atención  “Flores de calabacín en tempura rellenas de mozzarella tomate y albahaca” y “Robellons saleados con butifarra y judías” deliciosos. Te recomendamos dejar un hueco para los postres de elaboración propia, exquisitos y con una presentación excelente; a nosotros el “Hojaldre de manzanas con helado de yogurt de la Cerdanya” nos encantó.

Es un local acogedor, pequeño y con un ambiente distendido al que puedes ir tanto con pareja como con amigos. El servicio es muy bueno y la mayoría de platos se pueden compartir. Tienen carta de vinos aunque el vino de la casa (por copas) es correcto.

Como el local no es muy grande es recomendable reservar en el caso de ir a cenar un viernes o un sábado. En definitiva, un buen restaurante de tipo informal al que pienso volver con mis amigos en breve.

El precio medio por comensal es de 30€ y mi opinión personal es que la relación calidad-precio es bastante buena.

Abren los mediodías de lunes a viernes y las noches de jueves a sábado y vísperas de festivo. No hay menú de mediodía, pero si decides ir a comer a la Santa Gula un día laborable, no dejes de dar un paseo por la Calle Séneca.

Dirección: Plaça Narcís Oller 3, 08006 Barcelona
Teléfono: 931 857 649


Ver Restaurante Santa Gula en un mapa más grande

Tienda de muebles Azul-Tierra | Barcelona

Una de las mejores tiendas de muebles y objetos de decoración de Barcelona, hasta me atrevería a decir de España, es Azul Tierra. Toni Espuch, propietario y alma del negocio, es quien se encarga de ir adquiriendo por todo el mundo objetos y muebles con una personalidad especial. Tiene una tienda en Alicante desde hace 20 años y esta en Barcelona que ya tiene 10.

Tienda decoración Azul Tierra Barcelona

Tienda Azul Tierra decoraciónDe trato encantador y de estilo muy personal Toni y su perrito Pablo (un teckel de ojos saltones muy gracioso) nos enseñaron la nueva ubicación de la tienda, que se muda una manzana hacia el interior del Eixample, ganando espacio tanto en tienda como en almacén.

El nuevo espacio es gigante y a pesar de estar todavía en fase de mudanza ya ha creado un ambiente cálido y acogedor, exquisito. Objetos y muebles de todo el mundo, cuadros modernos y con garbo, cristalería tallada a mano, perfumes personales y de hogar, una tienda de colores cálidos que abarca todo el mundo de la decoración y ambientación de cualquier espacio.

También se dedican a proyectos de decoración y han llevado a cabo varios restaurantes, y casas particulares. Para realizar un proyecto para Toni es imprescindible conocer cliente y poder así seleccionar lo más adecuado para este.

La inauguración de la nueva tienda será en septiembre. Y a partir de entonces habilitaran el espacio algunos jueves con jazz y copas.

Dirección: C/Còrsega 276, 08008 Barcelona

Teléfono: 932 178 356


Ver Tienda decoración Azul Tierra en un mapa más grande

Fuentes Wallace en Barcelona

¿Conocéis las fuentes Wallace? Si no las conocéis quizás alguna vez os habréis fijado en alguna sin quererlo, porque aunque discretas, tienen mucha gracia y están ubicadas en lugares bastante concurridos.

Fuente Wallace Barcelona

Se tratan de unas fuentes de hierro forjado, de color verde oscuro, con 4  cariátides que soportan una pequeña cúpula. Cada figura, diferente entre sí, representa una virtud: la Bondad, la Simplicidad, la Caridad y la Sobriedad, que a su vez representan las 4 estaciones del año: invierno, primavera, verano y otoño respectivamente.

Estas fuentes tienen su origen en Paris. Richard Wallace, de origen británico y con una gran fortuna, decidió ponerla al servicio de la ciudad de Paris para financiar proyectos sociales. Entre ellos financió la construcción de alrededor de un centenar de fuentes con un objetivo de salud pública y al mismo tiempo artístico. El trabajo se le encargó al escultor Charles Lebourg con una serie de instrucciones claras: debían ser suficientemente grandes para ser vistas de lejos, pero sin romper la armonía del paisaje, debían combinar utilidad y estética, teniendo un precio razonable y construidas con un material perdurable y fácil de trabajar.

Además de estas fuentes para Paris, se realizaron unas 50 más que fueron regaladas a diversas ciudades del mundo. Entre ellas 12 fueron a parar a Barcelona, como regalo a Rius y Taulet por la exposición universal del 1888.

Hoy en día de esas 12 solamente quedan 2, una en la Ramblas, frente al Museo de Cera, y otra en Gran Vía esquina Paseo de Gracia. Existen otras por la ciudad que se las llama Neo-Wallace porque fueron fundidas a partir de los moldes antiguos, pero no son originarias de la época.


Ver Fuentes Wallace en un mapa más grande