Fuentes Wallace en Barcelona

¿Conocéis las fuentes Wallace? Si no las conocéis quizás alguna vez os habréis fijado en alguna sin quererlo, porque aunque discretas, tienen mucha gracia y están ubicadas en lugares bastante concurridos.

Fuente Wallace Barcelona

Se tratan de unas fuentes de hierro forjado, de color verde oscuro, con 4  cariátides que soportan una pequeña cúpula. Cada figura, diferente entre sí, representa una virtud: la Bondad, la Simplicidad, la Caridad y la Sobriedad, que a su vez representan las 4 estaciones del año: invierno, primavera, verano y otoño respectivamente.

Estas fuentes tienen su origen en Paris. Richard Wallace, de origen británico y con una gran fortuna, decidió ponerla al servicio de la ciudad de Paris para financiar proyectos sociales. Entre ellos financió la construcción de alrededor de un centenar de fuentes con un objetivo de salud pública y al mismo tiempo artístico. El trabajo se le encargó al escultor Charles Lebourg con una serie de instrucciones claras: debían ser suficientemente grandes para ser vistas de lejos, pero sin romper la armonía del paisaje, debían combinar utilidad y estética, teniendo un precio razonable y construidas con un material perdurable y fácil de trabajar.

Además de estas fuentes para Paris, se realizaron unas 50 más que fueron regaladas a diversas ciudades del mundo. Entre ellas 12 fueron a parar a Barcelona, como regalo a Rius y Taulet por la exposición universal del 1888.

Hoy en día de esas 12 solamente quedan 2, una en la Ramblas, frente al Museo de Cera, y otra en Gran Vía esquina Paseo de Gracia. Existen otras por la ciudad que se las llama Neo-Wallace porque fueron fundidas a partir de los moldes antiguos, pero no son originarias de la época.


Ver Fuentes Wallace en un mapa más grande

Calle Séneca, interiorismo en Barcelona

Ya hace un tiempo que la Calle Séneca empieza  a sonar entre la gente. Y es que es una calle que ha ido tomando forma a medida que diversos locales orientados al interiorismo se han ido instalando uno al lado de otro cubriendo una parte importante de las fachadas de la pequeña vía.

Calle Séneca Barcelona, diseño interiorMuebles de segunda mano, de creación propia, de combinación, a medida, todos estilosos y cada uno con una pequeña historia que contar: focos de naves industriales, estanterías de la antigua tienda de Santa Eulália, sillas de escuelas… todo dispuesto de una manera tan acertada que enamora. Yo me enamoré de una mesa que ya la tengo de estudio después de irla a visitar cada viernes durante un mes hasta que me decidí. De todas formas no es saludable ir muy a menudo, porque te quedarías con la mitad de cada tienda, y solo en sueños podría hacerse realidad.

Si todavía no has pasado por esta entrañable calle, te recomiendo darte un paseo y que observes, porque aunque no acabes comprando nada, alimenta el espíritu y la mente en el mundo del diseño en un estilo “comme il faut”.

Pero no solo hay tiendas de decoración las que visten la calle, también destacan otros locales de moda, de restauración, de fotografía… y entre ellos una extraña librería especializada en libros de orientación digamos… dictatorial.

Por si quieres ir sabiendo cositas de ellos, se han unido todos los comercios de la zona para formar una comunidad en facebook, Séneca Distinta. Y tan distina!

Aquí adjunto algunas fotos de la Calle Séneca.


Ver Carrer Sèneca en un mapa más grande

Restaurante Pla

Dando un paseo romántico por el barrio Gótico de Barcelona al anochecer, descubrimos un restaurante que recomiendo a mis amigos en busca de una cena especial. Estás entrando en el restaurante Pla.

El espacio y la iluminación -cálida y de baja intensidad- crean un ambiente íntimo y relajado para disfrutar de tu pareja y de la cocina exquisita que nos ofrecen en Pla, todo ello acompañado con agradable música de fondo y un excelente servicio. La distribución del espacio es acertada pues la planta baja es perfecta para una cena en familia mientras que la planta superior es ideal para sorprender a tu pareja.

Vista general del restaurante
Vista general desde la planta superior

El restaurante nos propone una cocina mediterránea creativa en la que abundan ensaladas y carpaccios como entrantes y elaborados platos de pescado o carne como plato principal. A destacar el exquisito solomillo de buey a la brasa con planchado de foie o los dados de salmón ahumado braseado. Todo esto acompañado de una buena selección de vinos catalanes, españoles y franceses hacen que todo comensal quede satisfecho con la variedad.

Las raciones son correctas y permiten degustar uno de los postres artesanos que nos ofrece la carta. Y si tras el postre te dejas llevar por la agradable sobremesa a la que invita el entorno, podéis terminar degustando un gin-tonic…

El restaurante dispone de pocas mesas por lo que es imprescindible reservar con antelación. El precio medio por persona con vino es de unos 40€.

Web Restaurante Pla
Dirección: C/Bellafila, 5 08002
Tel: 934 126 552


Ver Restaurante Pla en un mapa más grande