Delacrem – helados y delícias artesanales

Delacrem es una pequeña tienda, abierta hace poco, en la que se pueden comprar helados o postres artesanales. Con unas pocas mesas te da la posibilidad de tomarte el dulce que escojas allí mismo. Te atiende el mismo artesano, de procedencia italiana. Los helados son cremosos y muy aromáticos, los postres, todavía no he tenido la oportunidad de probarlos.

C/Enric Granados 15-17 (esquina C/Consell de cent), Barcelona


Ver Helados Delacrem en un mapa más grande

La Bodegueta Provença

Restaurante BarcelonaLa Bodegueta Provença es un restaurante para disfrutar de unas raciones estupendas y vino de buena calidad en un ambiente puramente barcelonés. El local no tiene más de 2 años y con un estilo moderno, intenta mantener alguna pincelada de antigua bodega catalana.

Os recomiendo los huevos revueltos con foie, la esqueixada de bacalao, el montadito de solomillo con queso fundido y la ventresca de atún! Y ahora tienen unas tapitas exquisitas, como la “coca de sardina fumada” (coca de sardina ahumada) o las “aletes de pollastre cruixent” (alitas de pollo crujientes). Y si todavía tenéis un hueco, el recuit está para chuparse los dedos. Bon profit!

Precio: 30 eur/pers

Dirección: C/Provença 233 (entre Rambla de Catalunya y Balmes), 08008 Barcelona

Telf: +34 932 151 725


Ver Restaurante “La Bodegueta Provença” en un mapa más grande

Restaurante Bar Velódromo | Barcelona

El Velódromo, un bar inaugurado en 1933, reabrió sus puertas en Septiembre de 2009 después de varios años de inoperatividad. Su remodelación, de la mano de la cerveza Moritz, ha sido muy acertada. Han mantenido su esencia original; la estructura y la mayoría de elementos que figuraban en su época, como las lámparas en forma de globo, la mesa de billar, la barandilla de caoba, los ventanales y  la disposición en dos pisos.

Este entrañable bar, lugar de amantes de las tertulias, políticos e intelectuales en los años 50 y lugar de encuentro de la “gauche divine” en los años 60/70, fue fundado por Manuel Pastor Boné, que, amante del ciclismo, le puso el nombre de Velódromo en honor a un antiguo velódromo ubicado en ese mismo lugar a principios del s.XX.

Este establecimiento estaba abierto casi siempre y lo frecuentaba gente de una cierta categoría. Hoy en día, conservando su amplio horario, de 6h de la mañana a las 3h de la madrugada, hace que desfilen todo tipo de perfiles a lo largo de la jornada.

Bar Velódromo

Desde pequeñas raciones tradicionales catalanas hasta una copa de cava con dos ostras, tiene un correcto abanico de platos para disfrutar.

Está ubicado en la Calle Muntaner (entre Diagonal y Londres).

Curiosidad: los padres de Manuel Pastor Boné crearon el café Manolo, que estaría ubicado justo al lado donde después se emplazó el bar Velódromo. Manuel, no quiso hacerse cargo de ese negocio, pero abrió este otro, dándole un carácter más personal.

Dirección: C/Muntaner 213, 08036 Barcelona

Teléfono: 934 306 022