La Sagrada Familia y su consagración

Sagrada Familia, BarcelonaMañana es la consagración del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, y seamos religiososo o no, es un gran día a nivel mundial para todos los seguidores católicos alrededor del mundo y además para todos los admiradores de Gaudí. Esta visita ha dado un acelerón a las obras que es lo que este templo expiatorio necesitaba pues lleva desde 1882 construyéndose. Aunque quedan elementos por terminar, la parte interior ya sólo le faltan los últimos retoques. Ahora, por primera vez, se podrá apreciar su grandeza desde el interior.

Si hablamos un poco de su historia, el templo expiatorio de La Sagrada Familia fue impulsada por Josep Maria Bocabella, librero y filántropo, que raíz de una visita a Roma adquirió gran devoción por San José decidiéndose fomentar los valores de la familia cristiana. De aquí el nombre del templo Sagrada Familia y de la colocación de la primera piedra, que se puso el 19 de Marzo de 1882, el día de San José. Como hecho anecdótico, la consagración que se hará mañana la hará el Papa Benedicto XVI, que da la gran casualidad que su nombre de pila es José. ¡Qué coincidencia más afortunada!

Como iba diciendo, el proyecto fue primeramente encargado a Francisco de Paula del Villar y Lozano, pero por desavenencias con el arquitecto asesor de Bocabella (Joan Martorell) deja el proyecto. Finalmente se ofrece a Antoni Gaudí que convertirá el templo de la Sagrada Familia en la obra de su vida y en definitiva, en el emblema de Barcelona. Las obras a cargo de Gaudí empiezan en 1883 y se dedicará al templo hasta el año de su muerte en 1926. Al principio de su encargo, al recibir una donación importante, decide cambiar la orientación noegótica  e innova en todos los sentidos. El proyecto Gaudí consiste en una gran iglesia con una importante carga simbólica con el objetivo de ser una explicación de las enseñanzas de los Evangelios y de la Iglesia. A la muerte de Gaudí, lo que quedó del proyecto fueron planos y una maqueta de yeso que quedó maltrecha durante la Guerra Civil española. Quedaron al frente del proyecto los arquitectos Francesc QuintanaIsidre Puig i BoadaLluís Bonet i Garí. Mientras que de la parte escultórica de la fachada de la pasión fue encargado a Josep Maria Subirachs. Las esculturas de este último causaron polémica pues no eran continuistas con el estilo de Gaudí.

Sagrada Familia, Barcelona

El templo siempre ha sido expiatorio, es decir, desde su inicio se ha ido construyendo a partir de donativos. El mismo Gaudí dijo: «El Temple Expiatori de la Sagrada Família el fa el poble i s’hi emmiralla. És una obra que està a les mans de Déu i en la voluntat del poble» “El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia lo hace el pueblo y se refleja en él. Es una obra que está en las manos de Dios i en la voluntad del pueblo.” De todas formas en Barcelona son muchas las iglesias que se han hecho a partir de la voluntad y el esfuerzo del pueblo, como Santa Maria del Mar.

La Sagrada Familia, una vez concluida, destacará con 18 torres cónicas circulares: cuatro en cada una de las tres entradas, un total de 12 dedicadas a los apóstoles; a modo de cúpulas habrá un sistema de seis torres con una torre central de 170m dedicada a Jesús; se dispondrán otras 4 alrededor de ésta dedicadas a los evangelistas y un segundo cimborio dedicado a la Virgen. El interior estará formado por columnas arborescentes e inclinadas y bóvedas basadas en hiperboloides y paraboloides buscando la forma óptima de la catenaria.

La Sagrada Familia barcelona gaudí

Aunque el entramado urbanístico inicial era más ambicioso, contaba con unos jardines en forma de estrella octogonal alrededor de la Sagrada Familia para su visibilidad circundante, el rápido desarrollo de la ciudad a principios del s.XX y el incremento de coste de los terrenos, hicieron que el amplio jardín se viera reducido a lo que hoy en día es, dos plazas, una en cada fachada principal.

Cuadrado mágico barcelona

Como curiosidad, de toda la simbología que aparece en la Sagrada Familia, me gustaría comentar un cuadrado mágico que aparece en la fachada de la Pasión al lado de la escultura de “el beso de Judas”. Se trata de una cuadrícula de 4×4 números en la que todos los ellos sumados, tanto en horizontal como en vertical como en las diagonales principales, suman 33. Gaudí, a parte de ser un gran arquitecto y por otro lado muy devoto, se dice que, aunque no hay documentación al respecto, pudo haber formado parte de la masonería, en todo caso no dudo que se lo propusieran. Por lo que el 33, puede ser una referencia a la edad en la que murió Cristo o, puede sinó al grado más alto de la masonería (que puede ser que este segundo caso provenga del primero, no lo sé). En todo caso, os propongo un reto, y es buscar los 2 cuadrados mágicos más que hay en la Sagrada Familia, pues hay un total de 3 en todo el templo. 😉 Sinceramente no lo sé del cierto, pero me lo han dicho, yo también los buscaré.

Finalmente os pongo este link por si queréis información mucho más extensa sobre la Sagrada Familia.


Ver Templo de la Sagrada Familia en un mapa más grande

La Pedrera o Casa Milà y Gaudí

La pedrera BarcelonaLa Pedrera, aunque destino turístico y con unas colas impresionantes a según qué horas del día, es visita obligada en Barcelona. Además de ser uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, su terraza ofrece unas vistas indescriptibles junto con su propia decoración totalmente atemporal que a sus 100 años sigue siendo futurista.

La pedrera, encargada a Antonio Gaudí por la familia Milà a los que debe su nombre original, fue acabada definitivamente en 1912.

Gaudí, unos de los genios arquitectónicos que vistió Barcelona a principios del s.XX, amante apasionado de las estructuras naturales, intentaba reflejar en sus obras atisbos de vida siguiendo su creencia de que todas estas formas obedecían a necesidades prácticas, de protección, de resistencia y compactación. La fachada, en su momento objeto de burla y chistes, toda ella de piedra calcárea de Vilafranca, dicen que recuerda a las olas del mar, mientras que el techo, de azulejos blancos, recuerda unas montañas nevadas. El desván, realizado con la teoría de los arcos catenarios, recuerda al esqueleto de una serpiente y era la zona donde antiguamente se hallaban los lavaderos. En la azotea Gaudí unió la funcionalidad y la estética para dar a luz a un conjunto de torres que todavía hoy hacen de chimenea, salida de humo o de ventilación. En esta ocasión, nos recuerdan yelmos de guerreros, como describe el poeta Pere Gimferrer en una de sus obras.

La pedrera Barcelona

En la visita, a parte de la azotea y el desván, también podemos acceder a un piso decorado al estilo modernista para mostrar como vivía una familia burguesa a principios del s.XX. A Gaudí le gustaba hacerse cargo del conjunto, por lo que él también participaba en el diseño del mobiliario.

Por rincones de la Pedrera podemos encontrar símbolos religiosos, que Gaudí utilizaba en la mayoría de sus edificios. Por ejemplo en la fachada podemos leer parte del Ave María en latín. En la parte superior de cada ola hay una palabra, que en su conjunto dice: “Ave Maria gratia plena. Dominus tecum”. O en el techo del segundo piso hay una inscripción que pone: “Oh Maria, no et sàpiga greu lo petiteta, perquè també ho són les flors i les estrelles” (Oh María, no te sepa mal ser pequeñita, porque también lo son las flores y las estrellas) interpretación de unos versos de Francesc Matheu Fornells.

En verano, además, la Pedrera ofrece conciertos de jazz en la terraza y en el café de la Pedrera puedes disfrutar de una cena con música en directo.  Y desde el 17 de marzo de 2012 ofrece un nuevo recorrido nocturno por la Pedrera Secreta.

Después de la visita a esta magnífica obra de arte recomendamos parar a comer algo en el restaurante de tapas Bodegueta provença, una apuesta segura para deleitarse con sus platillos y recobrar fuerzas.

Dirección: Passeig de Gràcia 92, 08008 Barcelona

Clica en el link para ver más fotos sobre La Pedrera.