Archivo de la etiqueta: Barrio de Vallvidrera

La ermita de Juan Bosco, Tibidabo

¿Quién no conoce el Templo Expiatorio del Sagrado Corazón? Ya hará más de 50 años que la iglesia del Sagrado Corazón viene coronando el pico más alto de la sierra de Collserola y se ha convertido en un símbolo emblemático de la ciudad y del skyline de Barcelona que deja a espaldas el mar. Obra de Enric Sagnier i Villavecchia, arquitecto que nos ha dejado un gran legado arquitectónico en la ciudad de Barcelona, empezó a construirse en 1902 y no finalizó hasta 1961 en manos ya de su hijo Josep Maria Sagnier i Vidal. El Templo consta de dos partes, la cripta en la parte inferior, de estilo neobizantino, y la iglesia, en la superior, de verticalidad gótica.

Templo Expiatorio del Sagrado Corazón, Tibidabo

A finales de s.XIX, tras los rumores de construcción de un hotel-casino (que acabó construyéndose cerca del lugar, véase Casino de la Rabassada), una “Junta de Caballeros Católicos” adquirió los terrenos y los cedió a Juan Bosco durante su visita a Barcelona.

En 1886 se construyó una pequeña ermita neogótica, que actualmente está adosada a la iglesia, y que sigue siendo lugar de peregrinaje para muchos católicos.

Ermita Sagrado Corazón, Tibidabo (Barcelona)

La ermita, testigo de los cambios que ha ido sufriendo Barcelona a lo largo de los años, también compartió espacio con un pabellón de estilo mudéjar que hizo de mirador durante la Exposición Universal de 1888. Unas vistas que siguen siendo admiradas desde este punto álgido de la ciudad pero desde el que se vislumbra un panorama muy distinto al de entonces.

Restaurante Casa Trampa

Casa Trampa es un restaurante dedicado a comida casera que se encuentra en la plaza de Vallvidrera. Fue fundado en 1882 y desde entonces se ha ido adaptando a los tiempos sin perder de vista sus platos tradicionales: las croquetas, las albóndigas, la ración de jabugo, los pies de cerdo o el puding son varias delicias de su carta. Aunque el local es viejo la relación calidad precio es buenas. Es el lugar ideal para pararse a picar algo si se quiere dar un paseo por Vallvidrera o por el parque de Collserola.

Precio aprox: 30€/pers

Dirección: Plaça de Vallvidrera 3, 08017 Barcelona

Acceso: Funicular de Vallvidrera. Al salir de la estación, se va a mano izquierda hasta bajar por unas escaleras que llevan a la plaza de Vallvidrera.

Teléfono: 93 406 80 51


Ver Restaurante “Casa Trampa” en un mapa más grande

La font de la Budellera

La Font de la Budellera, ubicada en el parque de Collserola, fue, en sus años de esplendor, una fuente de abastecimiento de agua casi “milagrosa”. Mucha gente iba a rellenar sus garrafas de agua, pensando (y quizás era cierto) que era agua mucho más pura, proviniente del bosque. Hasta que hubo un momento que se puso un cartelito tipo: “No se asegura la potabilidad del agua”, justo después de las obras de la torre de comunicaciones y aquí se acabó la leyenda.

Esta fuente, obra de Jean Claude Nicholas Forestier, ya tiene sus añitos (1918) que podemos observar en el deterioro de su cara.

Parque de Collserola

Para llegar desde Barcelona a ella se cogen los ferrocarriles catalanes dirección Terrassa o Sabadell y se baja en la parada “Peu del funicular”. De ahí se coge el funicular (inaugurado en 1906, aunque se ha hecho una renovación integral y ya no respiran ni un àpice de sus antiguo “look”) y se baja en la parada final, Vallvidrera.

Salimos a una plaza y de ahí subimos las escaleras que quedan a mano derecha y seguimos recto por el “camí dels Algarves” llegando al “carrer de les Alberes” que cogeremos hacia la izquierda. Y, la primera calle no, la segunda, por el “Carrer de Can Basseda” giraremos a la izquierda y seguiremos todo recto por este camino hasta llegar a un cruce, en el que continuaremos por el “carrer de Gabriel Ferrater” hasta llegar al “carrer de la Budellera”.

Al entrar en el parque de la Budellera (parte de la cordillera de Collserola), os da la bienvenida un peregrino con la curiosidad que tiene la cara del antiguo propietario de la casa a la que te da la bienvenida la estatua con la mano derecha (el marqués de Saint-innocent). Aunque popularmente se decía que era san  Francisco de Asís, fundador de la Orden Franciscana y protector de los animales. Fuere quien fuere, en sus años mozos tenía la mano que le falta y un bastón.

Parque de la Budellera, Vallvidrera

Una vez dentro, tendremos 3 caminos por escoger y el de la izquierda es el que nos lleva a la Font de le Budellera. Se accede por unas escaleras de piedra y en según que tramos, podéis disfrutar de las vistas del parque de Collserola con el Tibidabo de fondo.

Parque de CollserolaDe vuelta haremos el recorrido en sentido inverso, y una vez en la estación del funicular, antes de volver a la ciudad, podéis subir al terrado y ver otra perspectiva de Barcelona.

Funicular de VallvidreraY si os animás, antes de volver a la ciudad, podéis ir a casa Trampa y tomaros una tapa de jamón de jabugo o unas albóndigas y una copita de vino. Es un restaurante que está en la plaza de Vallvidrera.