Campanario de Santa Maria del Pi | Barcelona

Santa Maria del Pi es una de las iglesias góticas de Barcelona. Su campanario se ha abierto al público y tanto la historia como las vistas que ofrece sobre Barcelona, son espectaculares.

Santa Maria del Pi BarcelonaYa hace un tiempo que se ha abierto el campanario de Santa Maria del Pi al público, un nuevo mirador a la ciudad de Barcelona que no envidia nada al resto de atalayas de la ciudad.

Santa Maria del Pi es una de las iglesias góticas de la Barcelona medieval y devota junto a la Catedral, Santa Maria del Mar y la iglesia de Sant Just i Pastor.

Los orígenes más antiguos de Santa Maria del Pi se remontan al s.X por referencia documental, pero la basílica actual fue iniciada hacia el 1320. Con planta de nave única, cubierta por trece tramos de crucería gótica y capillas laterales entre los contrafuertes de la nave, es un edifico característico del gótico catalán.

El campanario, que no está unido a la iglesia, se empezó a construir a mediados del s.XIV siendo una obra de calidad estructural y artística. Está separado en tres cuerpos por cuestiones estructurales, para hacer del campanario una estructura robusta y repartir el peso adecuadamente. Si nos fijamos, el problema del peso también viene resuelto porque a medida que subimos un tramo éste cada vez es más pequeño, hecho que no se hace evidente desde el exterior. Lo construyeron 3 arquitectos el último de los cuales fue Bartomeu Mas.

Como curiosidad hay una tradición popular de la edad media que decía que los edificios principales se construían con la ayuda del demonio, por el hecho de que eran edificios especiales y significativos que no podían haber sido construidos solo por el hombre. Entonces se decía que el demonio ayudaba al arquitecto a cambio de que en el momento de poner el escalón número 100 le tenía que dar el alma. Así que el arquitecto en el momento de llegar al escalón 99 del campanario paraba la construcción de éste y se dedicaba a otras cosa de la iglesia. Una vez moría el arquitecto que estaba en la labor le sucedía el siguiente y podía seguir elevando la torre con más escalones porque él no había hecho ningún trato. El demonio enfadado porque le habían engañado marcaba con la pata el escalón número 100. Y todo el mundo iba a buscar el escalón del demonio que estaba marcado con la pata. Dicen los archivos de la iglesia que el rector, cansado de que el pueblo subiera  a ver la pata del demonio, la borró, por lo que hoy en día ya no la podemos ver. 😉

Las paredes no se han tocado, pues tienen la historia del pasado. Durante la guerra de sucesión el campanario fue usado como refugio. Las monjas del convento de carmelitas descalzas por miedo que les cayera una bomba se desplazaron todas a vivir al campanario y se refugiaron en los dos primeros pisos.

Antiguamente se fundían las campanas en la planta baja de la torre y entonces a través del hueco que queda en el centro de la torre (el óculo central) las subían hasta lo alto del campanario.

Campanas Barcelona

Actualmente hay seis campanas, todas anteriores al sXVIII excepto la más pequeñita que la llamaban “el esquirol” (la ardilla), porque era la más pequeña y tenía un sonido más agudo. Tenían una función tanto civil como eclesiástica, en ambos casos eran campanas de aviso. La campana mayor se llama Antònia del Pi y originalmente es del s.XV pero se reconstruyó en 1780 ya que fue condenada a fundirse porque tocó durante los bombardeos de 1714. Sin embargo los feligreses la rescataron, (aunque no tuvo la misma suerte la Honorata, la campana de la Catedral, el cobre de la cual se destinó a hacer cañones). Anònia del Pi, hubo un día que se agrietó y entonces la fundieron y con el mismo metal volvieron a hacer otra igual.

Los nombres de las campanas son Antònia y Andreua (las mayores), Vicenta y Maria (los cuartos) y Josefa (las horas) y l’Esquirol.  Las campanas se bautizaban porque se consideraba que tenían la voz de Dios y por tanto tenían padrinos que les ponían el nombre.

En lo alto del campanario podemos apreciar algunos dibujos grabados en el suelo, se trata del juego tres en raya doble con el que se entretenían los campaneros entre toque y toque. Pero también en las paredes encontramos nombres de campaneros y de maestros de obra que quisieron quedar para la posteridad.

Durante muchos años fue el edificio más alto de Barcelona con 54m de alto. Aun hoy día lo alto del campanario ofrece unas vistas espectaculares de Barcelona.

vistas Barcelona Santa Maria del Pi

También existe otra visita al campanario más experiencial que se efectúa más entrada la noche. Luz, música, olores, colores, inundan la torre y te trasladan en el tiempo. Finalmente en lo alto del campanario de Santa Maria del Pi se puede observar la Barcelona anochecida con una copita en la mano. Vale la pena vivir la experiencia. Si te animas reserva con antelación

Duración: 1 hora y 30 minutos
Horarios: Sábados a las 21:30h
Precio: 25eur
Recomendaciones: calzado cómodo.
Teléfono: 653 997 987

Parroquia Sant Pau del Camp | Barcelona

En el corazón del Raval se esconde una joya cuyos orígenes se remontan al s.X, la Parroquia de Sant Pau del Camp. Desde mi punto de vista la iglesia más encantadora de Barcelona.

En el corazón del Raval se esconde una joya cuyos orígenes se remontan al s.IX, la Parroquia de Sant Pau del Camp. De sus inicios más remotos no queda gran cosa, solo podemos observar en su fachada dos capiteles visigóticos de mármol y en el interior la lápida sepulcral del que dicen fue su fundador, Guifré II.

Iglesia Sant Pau del Camp, Barcelona

Nada tiene que ver el entorno donde está emplazada actualmente, dentro del bullicioso Raval, al de entonces, en medio de campos de cultivo (de aquí viene su nombre, Sant Pau del Camp (San Pablo del Campo)), fuera de las murallas de Barcelona, vulnerable y atacada varias veces a lo largo del tiempo.

En 1879 es declarada monumento nacional.

La Parroquia que hoy día podemos ver, que en su momento fue monasterio,  es de estilo románico, del s.XII. Es de una única nave con planta en cruz griega y el pequeño claustro es único por la forma de sus arcos.

Personalmente encuentro que es la iglesia más encantadora de Barcelona. Tanto es así, que me voy a casar aquí en diciembre! 🙂

Cripta de Gaudí en la colonia Güell

Eusebi Güell, mecenas de las artes catalanas, encargó a Gaudí la construcción de una iglesia para la colonia de la fabrica textil que había fundado en 1890 en Santa Coloma de Cervelló, cerca de Barcelona.

Cripta de la colònia Güell de Gaudí

La iglesia quedó inacabada por un tema de financiación, pero la cripta es un reflejo de lo que podría haber sido. En esta obra Gaudí utilizó su técnica arquitectónica más habitual, el arco catenario y los recursos naturales como fuente de inspiración dando formas orgánicas a la iglesia integrándola en su entorno. Los materiales usados fueron piedra basáltica negra, ladrillo y cemento. Cruces, peces, alfas y omegas, inundan la fachada recordando su devoción por la religión católica. En el interior una serie de arcos vertebrados  inundan el techo, pero lo que personalmente más me ha gustado son todos los bancos dispuestos en forma circular, diseñados también por Antoni Gaudí.

De alguna manera esta cripta nos ha recordado a la Sagrada Familia. Y al parecer Gaudí comentó: “Sin la prueba a gran escala de las formas alabeadas, helicoidales en las columnas y paraboloides en los muros y bóvedas que he hecho en la Colonia Güell, no me habría atrevido a utilizarlas en el templo de la Sagrada Familia.” Por lo que este proyecto inacabado debió ser su principal inspiración.

La cripta de Gaudí es la visita estrella, pero también tiene gracia dar un paseo por la antigua colonia y observar lo que fue una de las colonias más progresistas de la época. Nos ha hecho especial gracia la escuela junto con la casa del maestro.

Cada 12 de octubre se realiza, la Fiesta del modernismo, una recreación teatral en la calle de escenas de la vida cotidiana de la colonia de hace cien años.