Tienda de carteles antiguos | Barcelona

“Prohibido Fijar Carteles” es una tienda de carteles de época originales que te hace retroceder en el tiempo. Situada en el corazón del born tienen carteles de todo tipo de temática, origen y tamaño.

Tienda de carteles antiguos Barcelona

Carteles políticos, publicitarios (alimentación, higiene, limpieza), de deportes, de ferias y exposiciones… decoran el espacio de manera aparentemente desordenada. Los más antiguos fechan de finales del s.XIX, inicio del cartelismo, y pasando por el modernismo, art-deco y diferentes vanguardias del s.XX llegan hasta los Juegos Olímpicos de Barcelona 92.

Todos los carteles están muy bien clasificados y almacenados. Los que están en peores condiciones se hacen entelar, es decir, se adhieren a una tela para mejorar su conservación (de todas formas se podrían despegar si fuera solicitado). Los precios oscilan desde los 50 euros hasta más de 2.000 euros, dependiendo de la época, el tamaño, la conservación, el diseñador del cartel y otros factores.

El espacio había sido una antigua librería que se llamaba “Llibres i papers antics” (Libros y papeles antiguos), que había sido de la misma familia que, desde 1980, reconvirtió el negocio orientándolo a otro tipo de papel. Una puerta de cristal te invita a entrar, un  pequeño mostrador sin interés te recibe a mano izquierda y a mano derecha un cartel prohibe entrar a las mujeres sin medias.

Tienda prohibido fijar carteles Barcelona

El local es alargado pero de los tres espacios que se observan a lo largo, solo está al abasto del visitante el primero. Los techos son altos con vigas de hierro, que permiten colgar los carteles más largos, y los acabados son de madera centenaria. El entorno, seguramente, recuerda la librería vieja que fue.

Descubrimos este pequeño tesoro de carteles antiguos y originales en el borne porque buscábamos un cartel de este tipo para decorar nuestra cocina.

Después de mucha indecisión, finalmente nos decidimos por el de pasta Barilla, que podéis ver a un lado de la imagen superior. En cuanto lo tengamos colgado os lo “presentaré” ubicado en su nuevo hogar.

Aunque no tengáis la intención de comprar ningún cartel, vale la pena pasarse para cotillear toda su colección no solo por los carteles sino por el encanto del lugar. Y, quien sabe, quizás salís con un cartel bajo el brazo.

Dirección: Carrer Assaonadors 10, 08003 Barcelona

Teléfono: 932 681 320

Horarios: de lunes a viernes de 16h a 20h

Web oficial de Prohibido Fijar Carteles, donde podéis ver todos los carteles que están a la venta junto con sus tamaños y precios.

Campanario de Santa Maria del Pi | Barcelona

Santa Maria del Pi es una de las iglesias góticas de Barcelona. Su campanario se ha abierto al público y tanto la historia como las vistas que ofrece sobre Barcelona, son espectaculares.

Santa Maria del Pi BarcelonaYa hace un tiempo que se ha abierto el campanario de Santa Maria del Pi al público, un nuevo mirador a la ciudad de Barcelona que no envidia nada al resto de atalayas de la ciudad.

Santa Maria del Pi es una de las iglesias góticas de la Barcelona medieval y devota junto a la Catedral, Santa Maria del Mar y la iglesia de Sant Just i Pastor.

Los orígenes más antiguos de Santa Maria del Pi se remontan al s.X por referencia documental, pero la basílica actual fue iniciada hacia el 1320. Con planta de nave única, cubierta por trece tramos de crucería gótica y capillas laterales entre los contrafuertes de la nave, es un edifico característico del gótico catalán.

El campanario, que no está unido a la iglesia, se empezó a construir a mediados del s.XIV siendo una obra de calidad estructural y artística. Está separado en tres cuerpos por cuestiones estructurales, para hacer del campanario una estructura robusta y repartir el peso adecuadamente. Si nos fijamos, el problema del peso también viene resuelto porque a medida que subimos un tramo éste cada vez es más pequeño, hecho que no se hace evidente desde el exterior. Lo construyeron 3 arquitectos el último de los cuales fue Bartomeu Mas.

Como curiosidad hay una tradición popular de la edad media que decía que los edificios principales se construían con la ayuda del demonio, por el hecho de que eran edificios especiales y significativos que no podían haber sido construidos solo por el hombre. Entonces se decía que el demonio ayudaba al arquitecto a cambio de que en el momento de poner el escalón número 100 le tenía que dar el alma. Así que el arquitecto en el momento de llegar al escalón 99 del campanario paraba la construcción de éste y se dedicaba a otras cosa de la iglesia. Una vez moría el arquitecto que estaba en la labor le sucedía el siguiente y podía seguir elevando la torre con más escalones porque él no había hecho ningún trato. El demonio enfadado porque le habían engañado marcaba con la pata el escalón número 100. Y todo el mundo iba a buscar el escalón del demonio que estaba marcado con la pata. Dicen los archivos de la iglesia que el rector, cansado de que el pueblo subiera  a ver la pata del demonio, la borró, por lo que hoy en día ya no la podemos ver. 😉

Las paredes no se han tocado, pues tienen la historia del pasado. Durante la guerra de sucesión el campanario fue usado como refugio. Las monjas del convento de carmelitas descalzas por miedo que les cayera una bomba se desplazaron todas a vivir al campanario y se refugiaron en los dos primeros pisos.

Antiguamente se fundían las campanas en la planta baja de la torre y entonces a través del hueco que queda en el centro de la torre (el óculo central) las subían hasta lo alto del campanario.

Campanas Barcelona

Actualmente hay seis campanas, todas anteriores al sXVIII excepto la más pequeñita que la llamaban “el esquirol” (la ardilla), porque era la más pequeña y tenía un sonido más agudo. Tenían una función tanto civil como eclesiástica, en ambos casos eran campanas de aviso. La campana mayor se llama Antònia del Pi y originalmente es del s.XV pero se reconstruyó en 1780 ya que fue condenada a fundirse porque tocó durante los bombardeos de 1714. Sin embargo los feligreses la rescataron, (aunque no tuvo la misma suerte la Honorata, la campana de la Catedral, el cobre de la cual se destinó a hacer cañones). Anònia del Pi, hubo un día que se agrietó y entonces la fundieron y con el mismo metal volvieron a hacer otra igual.

Los nombres de las campanas son Antònia y Andreua (las mayores), Vicenta y Maria (los cuartos) y Josefa (las horas) y l’Esquirol.  Las campanas se bautizaban porque se consideraba que tenían la voz de Dios y por tanto tenían padrinos que les ponían el nombre.

En lo alto del campanario podemos apreciar algunos dibujos grabados en el suelo, se trata del juego tres en raya doble con el que se entretenían los campaneros entre toque y toque. Pero también en las paredes encontramos nombres de campaneros y de maestros de obra que quisieron quedar para la posteridad.

Durante muchos años fue el edificio más alto de Barcelona con 54m de alto. Aun hoy día lo alto del campanario ofrece unas vistas espectaculares de Barcelona.

vistas Barcelona Santa Maria del Pi

También existe otra visita al campanario más experiencial que se efectúa más entrada la noche. Luz, música, olores, colores, inundan la torre y te trasladan en el tiempo. Finalmente en lo alto del campanario de Santa Maria del Pi se puede observar la Barcelona anochecida con una copita en la mano. Vale la pena vivir la experiencia. Si te animas reserva con antelación

Duración: 1 hora y 30 minutos
Horarios: Sábados a las 21:30h
Precio: 25eur
Recomendaciones: calzado cómodo.
Teléfono: 653 997 987

Exposición cuadros Mercedes Roglá

Exposición Barcelona Mercedes Roglá, Galería ArtevistasCon la primavera llegó a Barcelona esta exposición de óleos de Mercedes Roglá que no deja indiferente. Los cuadros transmiten un contraste excitante de pinceladas rosas, grises y negras explosivas que evocan el renacer de las flores durante esta estación del año.

Mercedes Roglá, fiel a su línea artística, va descubriendo el mundo de sus flores a todo aquél que esté dispuesto a sentirlas. Flores que expresan diferentes estados de ánimo y que han ido evolucionando a lo largo de su carrera artística.

La obra estará expuesta hasta el 20/04/2014 en la Galería Artevistas en el Passatge del Crèdit nº 4, en el centro del barrio gótico.

Como curiosidad este delicioso pasaje fue construido alrededor de 1875 por Magí Rius i Mulet y anteriormente había sido el convento de la Esperanza. Hoy en día todavía conserva su estructura original a base de hierro y una garita que correspondía al conserje del edificio.

Pasatge del crèdit, garito conserje

Además precisamente en el número 4 nació el pintor Joan Miró, qué mejor fuente de inspiración para una galería! 😉

Ven a descubrir una primavera muy personal en una espacio singular de Barcelona!

Post patrocinado por limpiezaverde.