Corpus i l’ Ou com balla | Barcelona

Corpus, l'ou com Balla BarcelonaLa primera festividad del Corpus Christi en Barcelona se remonta al 1320, momento en que se empezó a celebrar este día con fines pedagógicos y moralizadores religiosos. Para ese entonces era la fiesta mayor de Barcelona y consistía en una procesión del Santísimo Sacramento con una primera comitiva popular con los entremeses (representaciones teatrales en este caso de personajes de la Biblia) y una segunda comitiva religiosa con la custodia del Santísimo Sacramento sobre el trono de Martí l’Humà.

En Barcelona este día se sigue celebrando, y sigue teniendo vertiente religiosa aunque se celebra de una manera más lúdica y con personajes y actividades ya tradicionales que han ido incorporándose a esta festividad como los gigantes, los “capgrossos”, el Drac, els castellers, els balls de bastons, etc.

La tradición más curiosa y que se tiene constancia de realizarla en el Claustro de la Catedral desde 1440 es la de “L’ Ou com Balla” (el huevo como baila). En lo alto de los surtidores de las fuentes de la ciudad se pone a bailar un huevo vacío y se decora toda la base de la fuente con flores y plantas a modo decorativo.

Hay varias versiones del origen de esta actividad, desde religiosa, simbolizando el momento de la elevación, hasta de fertilidad y plenitud o de un simple juego.

Hoy en día podemos ver “l’ ou com balla” en varios lugares, la mayoría de ellos en el centro histórico de Barcelona:

  • Seu de la Catedral, Claustre (Pla Seu 3)
  • Reial Acadèmia de Bones Lletres (C/Del Bisbe Caçador 3)
  • Arxiu de la Corona d’Aragó – Palau del Lloctinent (C/dels Comtes 2)
  • Museu Frederic Marés (Pl. de Sant Iu 5)
  • Arxiu Històric de la Ciutat de Barcelona – Casa de l’Ardíaca (C/Santa Llúcia 1)
  • Jardí de Rubió i Lluch (C/Hospital 56)
  • Ateneu Barcelonés (C/Canuda 6)
  • Parròquia de Santa Anna (C/de Santa Anna 29)
  • Parròquia de la Puríssima Concepció (C/Roger de Llúria 70)
  • Reial Monsetir de Santa Maria de Pedralbes (Baixada del Monestir 9)
  • Taller Escola Sant Camil (C/de Sales i Ferré 60)
  • Capitania General de Barcelona (Passeig de Colom 14)
  • Jardí del Museu Marítim (Av. Drassanes 1)
  • Jardí interior Carrer Elisabets (C/Elisabets 1)
  • Centre cívic Can Deu (Pl. Concòrida 13)
  • Taller Escola Sant Camil (C/Ercilla 57)

Finalmente comentar que una de las festividades del Corpus más tradicionales que se ha mantenido a lo largo del tiempo es la Patum de Berga, única forma de expresión cultural catalana declarada Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por parte de la UNESCO. Desde el miércoles y hasta el domingo de esa semana, los antiguos entremeses procesionales, convertidos hoy en comparsas festivas, se despliegan por todos los rincones de la ciudad de Berga.

Aquí podéis encontrar información más extensa del Corpus en Catalunya.

El Corpus se fija en sesenta días después del domingo de resurrección, por lo que cada año varía según caiga Semana Santa.

The Color Run Barcelona

El pasado fin de semana se inició en Barcelona la experiencia “The Color Run”, iniciativa de la marca de ropa Desigual. Esta carrera, si se le puede llamar así, nació en 2012 estando presente en unas 50 ciudades y en 2013 ya superó las 200 ciudades. Consiste en un recorrido de 5km en el que la diversión, el color y la música son los principales atractivos. La peculiaridad es que en cada km te “bañan” con un color diferente hasta parecer un mapa de colores.

Me coloqué en el km4, donde estaba el color verde, y esperé a que llegaran los participantes. La verdad es que es una actividad graciosa y la gente va a pasarlo bien sin ánimos de competir.

Con la cifra de catorce mil participantes, The Color Run Barcelona cerró su primera edición en la ciudad de Barcelona.

Rambla Catalunya, jirafa Coqueta y toro Pensador | Barcelona

Rambla de Catalunya es un paseo de Barcelona que siempre ha quedado a la sombra de Paseo de Gracia o las Ramblas, a pesar de ello también tiene un encanto especial y señorial que atrae tanto al visitante como al barcelonés durante cualquier estación del año.

Rambla de Catalunya, Barcelona

Con Restaurantes y cafés, tiendas centenarias, edificios modernistas y alguna que otra iglesia y galería de arte, en Rambla Catalunya se puede disfrutar de un paseo tranquilo a la sombra de los tilos.

Vale la pena pararse a observar lugares tan bonitos o particulares como (en orden de bajada desde la Diagonal):

  • La Casa Serra de Puig i Cadafalch de 1908, actual sede de la Diputación de Barcelona (esquina con Diagonal).
  • La iglesia de la Mare de Déu de Montsió (núm. 115 de Rbla Cat) que ha viajado por Barcelona en varias ocasiones hasta su actual ubicación.
  • El restaurante La Bodegueta (núm. 100 de Rbla Cat) de 1942, lugar auténtico, con olor a vino de barril, al que se accede por unas escaleras estrechas,  y donde sirven tapas o platillos deliciosos.
  • La farmacia Bolós (núm. 77 de Rbla Cat) de estilo modernista con una puerta de madera y vidrio emplomado.
  • La ferretería Villà (núm. 54 de Rbla Cat) de 1912 también de estilo modernista donde continúan el oficio atendiendo como en el siglo pasado, dicen.

Ya han pasado a la historia otros comercios emblemáticos de Rambla Catalunya como el colmado Quílez, uno de los más emblemáticos de Barcelona, o la galería de arte Prats, que había sido una sombrerería.

Jirafa coqueta, Rambla de Catalunya

A ambos extremos de Rambla Catalunya delimitan el paseo unas estatuas de animales humanizados de carácter irónico. Junto a Gran Vía, tenemos al toro Pensador y en avenida Diagonal nos sorprende la jirafa Coqueta. Ambas estatuas son de Josep Granyer y están inspiradas en obras maestras como el pensador de Rodin y Paulina Bonaparte de Antonio Cánova, respectivamente.

El origen de estas piezas viene dado por una reivindicación de la asociación de “Amics de la Rambla de Catalunya” para proteger el paseo de un proyecto devastador; querían convertir la rambla en una arteria de circulación. Por ello recurrieron al arte para impedirlo vendiendo el paseo como un parque de esculturas de Josep Granyer, proyecto que salvó la rambla pero que no se llevó a cabo en su totalidad, dado que en vez de diez estatuas que debían decorar cada una de las esquinas del paseo, sólo se hicieron la primera y la última; la jirafa Coqueta y el toro Pensador.

Desde el blog agradecer a estas pequeñas asociaciones que con su esfuerzo y empeño han conseguido mantener pequeños tesoros de Barcelona.